Cargando Eventos
Este evento ha pasado.

Por el Dr. Jorge Oyanedel

Pitágoras no dejó escritos por lo que la información sobre sus trabajos nos llega por tradición oral o por ver entre líneas dentro de lo que nos está disponible.

Pitágoras caracterizó los números como arquetipos que reflejan los movimientos del universo. La expansión hasta diluirse y la contracción hasta implosionar son principios básicos de este conocimiento. Pitágoras definió el universo en 9 dígitos que reflejan diferentes aspectos de la evolución de la naturaleza y se aplican a manera de arquetipos a todo lo que es capaz de crecer y modificarse. Esto incluye los procesos biológicos y naturales, pero también los aspectos del psiquismo, que se rige por los mismos principios.

Al aplicar los arquetipos numerológicos a las relaciones humanas podemos utilizar estos principios para describir relaciones de atracción o repulsión entre personas.

Así, cada número caracteriza un tipo de atracción o repulsión con respecto a otro, matizada por las propias características que este representa.
Puesto que, dentro del entorno pitagórico, cada persona puede ser caracterizada por un conjunto de números, la confrontación entre dos conjuntos (es decir dos caracterizaciones) dará como resultado una relación de atracción o repulsión entre ellos.
De esta manera se puede estudiar la relación de compatibilidad de estos números entre dos personas. Por ejemplo, si una está en expansión y la otra en expansión, ambos tendrán una buena compatibilidad. Al mismo tiempo si una está en expansión y la otra en retracción, la relación tenderá a restar fuerza a la unidad entre esas dos personas.

Existen muchos matices, pero conocer la relación atracción repulsión puede dar claves para que una pareja pueda corregir una relativa incompatibilidad.